Share with your friends!

Algunas prácticas dentales son adecuadas para sus dientes, mientras que otras son perjudiciales. Las visitas regulares a su dentista de confianza y el uso de hilo dental y el cepillado de los dientes con frecuencia son algunas de las prácticas que podrían mejorar la salud dental. Pero, incluso con estas prácticas, las personas pueden ignorar otros hábitos dañinos que pueden dañar sus dientes, como comer alimentos azucarados.

Aquí hay cinco hábitos comunes que las personas ignoran sin darse cuenta de que contribuyen al daño de los dientes:

  1. No cepillarse los dientes antes de acostarse

Aunque la mayoría de las personas saben que deben cepillarse los dientes antes de acostarse, algunas ignoran esta práctica. No cepillarse los dientes antes de acostarse puede dañar su blanco perlado, ya que crea un entorno propicio para que las bacterias se multipliquen durante la noche. Hay poca saliva en la boca para proteger los dientes por la noche.

Las personas que sufren de apnea del sueño pueden abrir la boca inconscientemente durante el sueño. Esto les deja la boca seca durante un período prolongado, negándoles la saliva que necesitan para combatir las bacterias dañinas. Esto hace que sus dientes sean vulnerables a miles de millones de bacterias cada noche. 

Las bacterias comienzan a formarse y endurecerse en placa. Debido al cepillado poco frecuente, la placa comienza a endurecerse hasta convertirse en sarro, que es más difícil de eliminar con el cepillado. El sarro dificulta el uso del hilo dental y el cepillado de los dientes de la forma adecuada. Daña los dientes al exponerlos a caries y caries. 

En algunos casos, el sarro se forma justo por encima de la línea de las encías. Las bacterias que contiene pueden irritar las encías y causar grandes daños. 

  1. Morderse las uñas

Aunque morderse las uñas puede parecer seguro porque muchas personas lo practican, es dañino para los dientes. Con el tiempo, este hábito puede hacer que los dientes se astillen e incluso afecte la mandíbula. Las personas que se muerden las uñas también exponen la boca a las bacterias que acechan debajo de las uñas.

 Si se muerde las uñas con frecuencia, considere practicar técnicas de manejo del estrés, como la meditación y el ejercicio, para abordar el problema de manera efectiva. Alternativamente, aplique esmalte de uñas amargo en las uñas para desalentar la práctica. 

  1. Masticar cubitos de hielo

Masticar cubitos de hielo es un hábito dental común, especialmente durante los meses de verano, cuando aumentan las temperaturas. Si bien puede parecer inofensivo, masticar cubitos de hielo puede dañar las encías, el esmalte y los dientes. La temperatura fría y rígida de los cubitos de hielo puede fracturar los dientes astillándolos o partiéndolos. Las bajas temperaturas pueden dañar los empastes y cualquier otro trabajo dental, como coronas y carillas, que pueda tener en los dientes. 

Además, los cubitos de hielo pueden dañar el esmalte de los dientes, lo que aumenta la sensibilidad a las temperaturas frías y calientes. Las personas que mastican cubitos de hielo también tienden a ser más vulnerables a las caries y caries.

Para evitar esta práctica dañina, considere tomar bebidas frías con pajita. Si debe tomar cubos helados, deje que se derrita en su boca en lugar de aplastarlos con los dientes. 

  1. Masticar o morder objetos duros

Los dientes tienen mucho poder para masticar, pero eso no significa que sean invencibles al daño. Masticar o morder objetos duros que no son alimentos puede dañar sus dientes. La mayoría de las personas que practican este mal hábito dental tienden a masticar palomitas de maíz, bolígrafos y lápices sin reventar, que sus dientes no pueden manejar. 

Masticar objetos duros daña los dientes al agrietarlos, astillarlos y, en situaciones extremas, romperlos por completo. La presión generada al masticar objetos duros también hace que los dientes se muevan. Incluso si no termina con un diente roto, su esmalte se daña a medida que los objetos duros lo desgastan. 

Además, las cosas duras pueden infectar la boca con gérmenes y provocar la enfermedad de las encías. Para evitar dañar sus dientes, mastique verduras o chicles sin azúcar en lugar de objetos inanimados. 

  1. Convirtiendo los dientes en herramientas

Otra práctica dental que es dañina para sus dientes es usarlos como herramientas. Las personas que usan sus dientes para hacer cosas que no deben hacer, como cortar etiquetas de precios y abrir botellas, exponer sus dientes a grietas y, en el peor de los casos, lesiones en la mandíbula. Esta mala práctica dental también puede debilitar los dientes a largo plazo y provocar un aumento de la sensibilidad.

Para evitar dañar sus dientes al usarlos para lo que no están diseñados para hacer, tenga a mano herramientas fundamentales, como tijeras y abrebotellas, para no caer en la tentación de usar sus dientes. 

  1. Rechinar los dientes

También conocido como apretar los dientes, el rechinar de dientes ocurre inconscientemente en la mayoría de las personas. Las condiciones del sueño, como la apnea del sueño, pueden exponer sus dientes a daños al aumentar sus posibilidades de rechinar los dientes durante el sueño.  

La situación se agrava aún más si duerme boca arriba. Además de dañar los dientes, rechinar los dientes puede causar dolor muscular e incluso restringir el movimiento de la mandíbula. Para evitar apretar o rechinar los dientes, realice ejercicios de relajación o puede usar un protector bucal por la noche. 

  1. Beber demasiadas bebidas

Si bien no hay nada de malo en tomar té o café varias veces al día, esta práctica puede dañar los dientes a largo plazo. Las dos bebidas pueden provocar la erosión de los dientes y, en última instancia, la caries. El azúcar del té y la acidez del café se combinan con las bacterias de la boca para crear ácidos que erosionan el esmalte con el tiempo. 

Esto expone la capa debajo de ella que conduce a las terminaciones nerviosas, causando sensibilidad en los dientes. La erosión severa del esmalte provoca caries, caries y, en última instancia, pérdida de dientes. Puede prevenir el daño de los dientes reemplazando su café o té con agua. El agua tiene un pH neutro que previene la caries dental y elimina las partículas de comida que puedan quedar atrapadas entre los dientes. 

Pensamientos finales  

La salud de tus dientes depende de los hábitos dentales que practiques en el día a día. Las prácticas saludables, como cepillarse dos o tres veces al día, usar hilo dental, beber agua y evitar los objetos duros, pueden contribuir en gran medida a mejorar su salud dental

Lo opuesto también es cierto. Ignorar las siete prácticas dentales mencionadas anteriormente puede dañar sus dientes e incluso provocar la pérdida de dientes, en el peor de los casos.

Categorías: General

0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *